Mi canon

Si ordenar una biblioteca, como decía Borges, es ejercer de algún modo el arte de la crítica, también lo es seleccionar el propio canon, que, personal, está llamado a modificarse, a transgredirse, a construirse arbitrariamente. Sin olvidar viejos amores como Julio Verne, Emilio Salgari, Sherlock Holmes, el padre Brown, Sábato, Cortázar, y tantos otros; aquí van aquellos que siguen siempre presentes, y sentimos amigos.

Don Quijote

Balzac

Dostoyevski

Tolstoi

Shakespeare

Borges

Víctor Hugo

Vargas Llosa

Carlos Fuentes

Almudena Grandes

Gore Vidal

Jorge Amado

Gabriel García Márquez

Antonio Tabucchi

Milan Kundera

Chimamanda Ngozi Adichie

Sor Juana Inés de la Cruz

Goncharov

Kafka

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s