Don Quijote de la Mancha, Segunda parte

dn quijote 2

[A partir de

Don Quijote de la Mancha, Segunda parte

Aquí en esta segunda parte hay menos de aquella inmensidad que en nuestra carilla sobre la Primera parte decíamos.

También el vehículo es algo simple: 18 aventuras: 1) la aventura con el carro de Las Cortes de la Muerte. 2) la aventura del Caballero de los Espejos. 3) la aventura de los leones, donde deja el nombre de Caballero de la Triste Figura, por el de Caballero de los Leones. 4) la aventura del pastor enamorado. 5) la aventura de la cueva de Montesinos. 6) la aventura del rebuzno. 7) la aventura del barco encantado. 8) la aventura del desencantamiento de Dulcinea, y el encuentro con Merlín. 9) la aventura de la dueña Dolorida condesa Trifaldi, el y el vuelo en el caballo Clavileño el Alígero. 10) la aventura del enamoramiento de Altisidora en el castillo de los duques y el gateo a don Quijote. 11) la aventura de la justa con el labrador rico por sus falsas promesas de casamiento a la hija de la dueña doña Rodríguez. 12) la aventura de las imágenes de los santos.13) la aventura de las redes de las bellas pastoras que quieren reconstruir Arcadia y el atropello de la manada de toros. 14) la aventura de la venta en la que se encuentran con dos lectores del Quijote apócrifo de Avellaneda. 15) la aventura de la cabeza encantada en la casa de Antonio Moreno en Barcelona. 16) la aventura de la hermosa morisca y de la liberación de Gaspar Gregorio su amado en Argel.17) la decisiva aventura del Caballero de la Luna Blanca, en realidad el bachiller Sansón Carrasco, que lo derrota y obliga a volver a su aldea. 18) la aventura de los cerdos, que pisotearon a don Quijote y él acepta resignado por sus pecados. Y donde en prácticamente todas estas aventuras, que son desventuras, terminan Don Quijote y Sancho Panza, molidos a palos, encantamientos que son el precio de su amor por Dulcinea, pero por sobre por asumir sobre sí la tarea de la caballería andante: ayudar a los menesterosos y desvalidos, enderezar tuertos y deshacer agravios. Y entretener.

Aquí este vehículo que son estas aventuras, lo es de una más conciente reflexión del teatro del mundo, de cuánto de locos o de cuerdos tenemos, por eso trata de definirse una y otra vez: “unos dicen ‘loco pero gracioso’, otros ‘valiente pero desgraciado’, otros ‘cortés pero impertinente’.” Y juegan con su locura y con su cordura, pues conociéndose ya la Primera parte de su historia las gentes se burlan jugando, siguiéndoles la corriente. Así es que Sancho sí será gobernador de la ínsula Barataria. Si en la Primera parte las aventuras eran más que nada (no solamente) de la imaginación de don Quijote, aquí están en la realidad –creadas por la burla de burladores fascinados por don Quijote y Sancho Panza- producto de “el más gracioso y estraño artificio que pueda imaginarse”. Para concluir, “dice Cide Hamete: que tiene para sí ser tan locos los burladores como los burlados”.

Aún así, don Quijote a la hora de su muerte, abomina de todas sus locuras, para morir simplemente como Alonso Quijano, el Bueno. ¿Y no está todo allí, finalmente?] [aprox. 2012]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s