El asesino moderado, de Gilbert K. Chesterton

el asesino moderado, chesterton

A partir de

El asesino moderado, de Gilbert K. Chesterton

Se trata de una “reflexión ennarrada” por así decir: ideas trasladadas directamente a unos personajes en una situación. No es de mi mayor gusto, pero Chesterton te hace reír. Su mundo que inauguraba el nuestro, tiende a los extremos, Polybia, franja de terreno en la frontera de Egipto, lo demostrará vivamente sacudiendo al Imperio: su Gobernador británico fue recientemente asesinado. Los nacionalistas egipcios piden una autonomía local que los patriotas británicos les niegan. Hasta su relevo por el nuevo gobernador lord Tallboys, Polybia será dirigida con mano militar por el vicegobernador Harry Smythe, hasta que lord Tallboys la aliviana en pos de una “razonable libertad”. Y se urde un nuevo complot. El nuevo gobernador sufrirá también un atentado.

La frialdad y crueldad de Inglaterra en su dominio imperial es admitida, y temida: Bárbara Traill, sobrina del Gobernador asustada pregunta si todos los ingleses podrían ser asesinados. Hume, tutor de su hermano menor, le responde que tan sólo querría que fueran un poco asesinados. “Yo soy un moderado”, concluye. De igual modo, después de trenzarse en fuerte lucha cuerpo a cuerpo con un extranjero (¿effendi, alemán, inglés, judío?) que asustó a Bárbara, al preguntarle por el resultado de dicha lucha, le responde que cree que le ha medio matado. Es que, reafirma al analizarse el atentado del nuevo gobernador, “soy un asesino moderado”. El nuevo gobernador, esta vez, no murió, apenas resultó herido. Y éste es el verdadero complot.

¿El atentado del nuevo gobernador fue obra de los nacionalistas egipcios contra los patriotas británicos?  ¿Fue obra de los patriotas británicos ante el ablandamiento de las medidas militares contra los nacionalistas egipcios? Ninguna de las dos: el complot de los moderados impidió ese choque de fuerzas: ni autonomía local, ni mano militar, que siguen latiendo irresolubles allí por décadas. ¿No es entonces el retrato de un asesino moderado, contra lo buscado (y termina siendo así ésta la paradoja del inventor de paradojas), el retrato de la vanidad, y de la ilusión imposible?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s