El camino de Ida, de Ricardo Piglia

A partir de

el camino de Ida

“Hay que matar a todos estos bastardos tecnócratas y capitalistas”, y en época de derrota como repetía, resurge el “héroe norteamericano”, un “Thoreau enfurecido”, Thomas Munk, un genio matemático, un caso de bovarismo, de creación de una personalidad imaginaria, simultánea a la cotidiana, que actuó inspirado en Conrad y su “Agente secreto”, y siempre habría sido así: “había optado, como Alonso Quijano por creer en la ficción”; y también “mis viejos amigos en Buenos Aires habían hecho lo mismo: leían Guerra de guerrillas un método de Erenesto Che Guevara, y se alzaban al monte. Leían Que hacer de Lenin y fundaban el partido del proletariado; leían los Cuadernos de la cárcel de Gramsci y se hacían peronistas. Leían las Obras de Mao e inmediatamente anunciaban el comienzo de la guerra popular prolongada”. Es que en la novela del siglo XXI, “el héroe tendrá que ser el terrorista”; y el novelista, para equilibrar cierta vacuidad cuando se reabren períodos de acción colectiva y crear un puente pensarse como “cualquiera de los que estábamos reunidos ahí. Un triste grupo de lectores que seguíamos pensando en el carácter encantatorio de los textos literarios”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s