La edad de oro, de Gore Vidal

A partir de

la edad de oro

A través de la elitista familia Sanford, dueños del Tribune y de Idea Americana desde donde hacen política en la “galería de los susurros”, Washington, seguimos acompañando el tránsito de Estados Unidos de república a imperio, con todas sus iniquidades. Gestadas en la conspiración permanente de la casta política, demócrata y republicana, y los empresarios, contra su pueblo y los pueblos del mundo. Concluye, con resignación pero también admitiendo el cambio (¿la contradicción?) como motor de la historia que “por lo que se refiere a la humanidad, las generaciones de hombres van y vienen, y en la eternidad no son más que bacterias en un portaobjetos luminoso, y la caída de una república o el nacimiento de un imperio, tan importantes para los involucrados, no se detectaría en el portaobjetos aún cuando hubiera un ojo interesado que observara a esa especie que se multiplica a ritmo constante, y que con el tiempo se extinguirá o, con suerte, se transformará en otra cosa, puesto que el cambio es la esencia de la vida y su esperanza”.

Novelas que pisan la “tierra de Shakespeare” y, también, de Balzac, las que siguen haciendo falta nuevamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s