El jardín de los senderos que se bifurcan, de Jorge Luis Borges

el jardin de los senderos que se bifurcan en Ficciones de jorge luis borges

A partir de

El jardín de los senderos que se bifurcan, de Jorge Luis Borges

Dos traidores, determinan cursos posibles de la guerra. Madden, irlandés a las órdenes de Inglaterra. Yu Tsun antiguo catedrático de inglés en Tsingtao ahora en Inglaterra a servicio del Imperio Alemán.
Madden capturará a dos agentes del Imperio Alemán, Runeberg y el propio Yu Tsun.
Yu Tsun revelará al Imperio Alemán la ciudad que deben atacar.
Doblemente traidor, matará antes de ser capturado a su amigo sinólogo Stephen Albert, era un mensaje: la ciudad inglesa que debían atacar era la de nombre Albert.
Era su amigo. Lo había recibido en su casa. Le había revelado los misterios de su antepasado Ts’ui Pén, autor de ‘El jardín de los senderos que se bifurcan’.
“En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la obra casi inextricable de Ts’ui Pén, opta –simultáneamente- por todas. Crea, así, diversos porvenires, diversos tiempos, que también proliferan y se bifurcan. De ahí las contradicciones de la novela… todos los desenlaces ocurren; cada uno es el punto de partida de otras bifurcaciones. Algunas veces, los senderos de ese laberinto convergen: por ejemplo, usted llega a esta casa, pero en uno de los pasados posibles usted es mi enemigo, en otro mi amigo”.
Así, “abarca todas las posibilidades”.
Pero, tal vez, lo importante es, habitantes ahora de este tiempo, ante la bifurcación de caminos, saber, o al menos preguntarse, por qué decidir por una u otra posibilidad, sabiendo que podemos abarcarlas todas. Optar, refutando a su sabio antepasado.
Yu Tsun, lo sabía. “No lo hice por Alemania, no. Nada me importa un país bárbaro, que me ha obligado a la abyección de ser espía… Lo hice porque yo sentía que el jefe tenía en poco a los de mi raza –a los innumerables antepasados que confluyen en mí. Yo quería probarle que un amarillo podía salvar a sus ejércitos”.
Los senderos siempre se bifurcan. Por qué tomar una u otra dirección. Eso es lo importante. Esa es la dificultad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s