El Aleph, de Jorge Luis Borges

El Aleph en El Aleph de Jorge Luis Borges

A partir de

 

El Aleph, de Jorge Luis Borges

 

Murió Beatriz Viterbo, y la vida seguía. “Cambiará el universo pero yo no, pensé con melancólica vanidad”. Por ejemplo, cada 30 de abril, día de su cumpleaños, visitaba a su padre y a su primo hermano Carlos Argentino Daneri en su casa, que permanecía igual.

Carlos Argentino, hablaba sobre el hombre moderno que con teléfonos, telégrafos, fonógrafos, aparatos de radiofonía, ya no necesitaba viajar.

“Tan ineptas me parecieron esas ideas, tan pomposa y vasta su exposición, que las relacioné inmediatamente con la literatura; le dije que por qué no las escribía”. Y sigue detestando, ahora a los comentarios sobre la poesía que fueran “la invención de razones para que la poesía fuera admirable”, pero no modificaban que fueran apenas virtudes a posteriori.

Ya lo había hecho Daneri, en un poema que tituló ‘La Tierra’. “Una sola vez en mi vida he tenido ocasión de examinar los quince mil dodecasílabos del Polyolbioon, esa epopeya topográfica en la que Michael Drayton registró la flora, la fauna, la hidrografía, la orografía, la historia militar y monástica de Inglaterra; estoy seguro de que ese producto considerable, pero limitado es menos tedioso que la vasta empresa congénere de Carlos Argentino”.

A pesar de ese pesar, le hizo una revelación. La fuente de su poema. El Aleph: “uno de los puntos del espacio que contiene todos los puntos”.

¿Cómo describirlo? Hallar una imagen; “pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad”.

Vio todo. “En la calle, en las escaleras de Constitución, en el subterráneo, me parecieron familiares todas las caras. Temí que no quedara una sola cosa capaz de sorprenderme”.

Pero la memoria. “Felizmente, al cabo de unas noches de insomnio, me trabajó otra vez el olvido”.

La literatura. El Aleph. La memoria.

La pompa y la falsedad. La vida. La fragilidad.

La fragilidad, escudo contra la abrumadora infinitud de la vida y la imposible pretensión de la literatura.

2 comentarios en “El Aleph, de Jorge Luis Borges

  1. Buenísimo Santi! Qué buena pagina, y qué interesante crítica! Hay algo en que no coincido, , si es que te entendí… pones la pompa y la falsedad… creo que te referís a Carlos Argentino, y su lenguaje… Con la Chicha nos reíamos muchísimo, pero siempre lo interpretamos como una ironía sobre ese hablar rebuscado , cursi … Se opone una osamenta…!” Qué lindo saber de vos , Santi querida

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s