Pasiones, de Rosa Montero

pasiones rosa montero

A partir de

 

Pasiones, de Rosa Montero

 

De las historias, reales, pero escritas no como “trabajos fríos y académicos”, sino que aquí “intento vivirme en el interior de los biografiados y entenderlos, de la misma manera que el novelista se vive dentro de sus criaturas de ficción” elijo la de Robert Louis Stevenson y Fanny Vandegrift.

Porque con inestabilidades emocionales, crisis psicológicas graves, pobreza y enfermedades que les ponían al borde la muerte constantemente, “Fanny estaba llena de una alegría feroz. En eso también se parecía a Stevenson: pese a todas sus dolencias y a su fragilidad el escritor poseía una increíble capacidad de ser feliz”.

¿Cómo es posible? ¿Se trata de una proeza? ¿Una cualidad? ¿Una decisión de la voluntad? Tal vez, de lo que de Fanny escribió Stevenson para grabar en su tumba: “alma libre, corazón enamorado de absoluto”; algo que puede ser resorte de felicidades o fuente de abismos en los que sucumbir”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s