El último Dickens, de Matthew Pearl

el ultimo dickens matthew pearl

A partir de

 

El último Dickens, de Matthew Pearl

 

¿Es una coincidencia? La novela inacabada de Dickens ‘El misterio de Edwin Droods’, por su súbita muerte, podría publicarse completa en forma póstuma por la sospecha cierta de haber dejado el gran novelista escrito el final, llevando a una despiadada guerra entre editoriales por obtenerlos; guerra en la que muere el empleado de Fields, Osgood & Co. con marcas de consumo de opio en sus brazos. En las primeras páginas de la novela se relata el consumo de opio. El hijo de Charles, Francis Dickens está en Bengala como oficial de la policía persiguiendo a unos ladrones de opio.

En Dickens, nada es una mera coincidencia.

Ni nada, en la ficción, sale de la nada. Un hombre en Londres, se presenta ante Osgood, a la busca de los papeles póstumos en el país de Dickens, como Dick Datchery, uno de los personajes; y el posadero donde se aloja el editor, es el padre de Edward Trool, que, como Edwin Droods en la novela, desapareció misteriosamente tras unirse a su tío Nathan envuelto en el submundo del opio en la capital del entonces mayor imperio del mundo.

¿Existieron los papeles póstumos de la última novela inacaba de Dickens? ¿Tenía algo que ver Edwin Droods con Edward Trool?

Osgood se sumergió en un submundo de miserias, mientras libraba una guerra auténtica en el mundo de los libros. Pero “el verdadero objetivo del editor era el descubrimiento de lo que nadie más estuviera buscando, de algo que despertara imaginaciones, ambiciones, emociones”.

¿Y el del novelista? “Sólo Dickens, entre todos los escritores de narrativa popular del momento, podía utilizar el ingenio y el discernimiento, la emoción y la simpatía, a partes iguales en todos y cada uno de sus libros. Los personajes no eran meros recortables de papel, ni eran veladas prolongaciones de la personalidad de Dickens. No, los personajes eran ellos mismos”.

¿Pero, y si los personajes se desbordan y retornan a la realidad que los insinuó como tales?

Una historia real, la de la muerte de Edward Trool, iluminada por la pluma del escritor, Dickens, convertida en novela inacabada, ‘El misterio de Edwin Drood’, vuelve, se entromete en la vida de nuevo, en formas inesperadas, y aquí entonces, no hay tal oposición entre el arte y la vida, sino una mezcla tumultuosa, misteriosa, peligrosa.

 

(Alfaguara. Traducción Manu Berástegui)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s