El maestro de esgrima, de Pérez- Reverte

el maestro de esgrima arturo perez reverte

A partir de

El maestro de esgrima, de Pérez- Reverte

 

El maestro de esgrima, Jaime Astarloa, vivía, orgulloso y respetado, en sus arcaicos valores de honestidad en un mundo, aquella España de mediados de 1800 sacudida por conspiraciones anti- monárquicas, en el que “todo se compra por dinero”.

Vivía orgulloso en la conservación de las tradiciones que defendía defendiendo el arte y la ciencia de la esgrima, una “mística de caballeros”, contra la moderna y frívola utilización de armas de fuego.

Vivía orgulloso dándole la espalda al ruido del mundo, aquellas conspiraciones y toda la agitación política que bullía a su alrededor, buscando, hasta el momento infructuosamente, “la estocada perfecta”.

Hasta que la corrupción del dinero, la frivolidad moderna, el ruido del mundo, llamaron a su puerta.

Murió asesinado uno de sus estudiantes, el marques Luis de Ayala. Y murió bajo la “estocada de los 200 escudos” que él había inventado y solo a unos pocos había enseñado. Murió el periodista anti-monárquico que conocía del bar Progreso, Agapito Cárceles.

Y llamaron a su puerta, golpeándola con furia, mediante aquella joven que había prometido a su benefactor que “si alguna vez me necesitas, llámame. Aunque sea para bajar a los infiernos”. Y fue llamado. Y descendió a los infiernos. Y arrastró consigo a Jaime Astarloa.

Lo arrastró hasta los infiernos no por los charcos de sangre que dejaba a su alrededor, sino porque destruyó aquel mundo de espaldas al mundo en el que el maestro de esgrima vivía, construido más que con aquel orgullo, con inocencia –y tal vez descubrir esto haya sido la verdadera tragedia, y no los trágicos asesinatos.

Y aquellos valores tradicionales, aquella “mística de caballeros”, se muestran, tristemente, no como admirable motivo de orgullo, sino como un arcaísmo impotente ante el descenso a los infiernos de este mundo con sus ruidos de corrupción, vileza, traición y sangre.

Un comentario en “El maestro de esgrima, de Pérez- Reverte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s