84 Charing Cross Road, de Helen Hanff

84 charing cross roal helen hanff

A partir de

 

84 Charing Cross Road, de Helen Hanff

 

Helen Hanff les aclara de entrada a los de Marks & Co. en 84 Charing Cross Road que “soy una escritora pobre amante de los libros antiguos”, y se hará enviar desde Londres a Nueva York diversos títulos que el bueno de Frank Doel le conseguirá, y devolverá ella no solo el importe sino comidas diversas que el racionamiento de post- guerra en Inglaterra hacía inaccesibles.

Helen Hanff goza de los libros: “el de Stevenson es tan bello que hasta abochorna un poco mis estanterías hechas con cajas de naranjas … jamás supuse que un libro así pudiera proporcionar un placer tan gozoso al sentido del tacto”.

Helen Hanff se siente parte de esa extraña comunidad de lectores que trasciende época y países: “Me encantan esos libros de segunda mano que se abren por aquella página que su anterior propietario leía más a menudo. El día en que me llegó el ejemplar de Hazlitt se abrió por una página en la que leí: ‘Detesto leer libros nuevos’. Y saludé como a un camarada a quienquiera que lo hubiera poseído antes que yo”.

Esa comunidad fue también la de esta lectora y su librero con una correspondencia que se extendió por más de veinte años y promesa de viajar a Londres visitar esa librería que una amiga le describió como “una tiendecita antigua y encantadora que parece salida directamente de las páginas de una novela de Dickens”, promesa que nunca se concretó.

Y es sobre todo una comunidad, la de los lectores, en un territorio, el país de los libros, que permiten desde siempre y para siempre diversas maravillas: “Recuerdo que años atrás un muchacho al que conocía me dijo que las personas que viajaban a Inglaterra encontraban exactamente lo que buscaban. Yo le dije que buscaría la Inglaterra de la literatura inglesa, y él asintió y me dijo: ‘Está allí’. Tal vez sea cierto, o tal vez no. Porque ahora al mirar a mi alrededor en la alfombra, rodeada de libros por todas partes, siento una certeza: está aquí”.

Sí, hay un territorio que puede hacer que todo- una época, el mundo, tus deseos- esté aquí.

 

(Anagrama. Traducción de Javier Calzado)

Un comentario en “84 Charing Cross Road, de Helen Hanff

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s