El jardín, de Paul Bowles

A partir de

El jardín, de Paul Bowles

“Un hombre que vivía en un pueblo lejano de las tierras del sur estaba trabajando en su jardín … y cuando el hombre vio que el suelo de su jardín brillaba como joyas, se sentó en una piedra a mirarlo. Mientras lo observaba, aumentó el brillo y él pensó: ‘No hay un jardín mejor en el oasis’”.

“Lo invadió una gran felicidad”. Y nadie entendió nada.

Lo tomaban por alguien que oculta algo; debe tener el secreto de un tesoro.

Lo tomaban por alguien raro; saludaba con cordialidad.

Lo tomaban por alguien que no respetaba a Dios, porque ese maravilloso jardín lo hizo él mismo, con sus propias manos.

Y lo mataron.

La envidia criminal de los otros, sí. También, la posible serena y extraña felicidad de uno.

(Edhasa. Traducción de Rodrigo Rey Rosa)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s